viernes, 28 de septiembre de 2012

LOS JUDÍOS EN LAS CINCO VILLAS

PULSAR SOBRE LAS LETRAS PARA DESCARGAR:

Rutas Zaragoza Espacio Sefarad


Las primeras corrientes migratorias judías datan de los siglos XI y XII, creciendo conforme avance la Reconquista. A finales del siglo XIII, en un clima de expansión económica, los asentamientos iniciales se transformaron en aljamas dotadas de autogobierno. En la Baja Edad Media superaron el millar de personas.
La judería toma como referente el castillo o la iglesia, emplazándose intramuros y enlugares elevados. Así, Ruesta (cerca de la torre del homenaje), Luna (calle Puyfranco), Biel (calle Barrio Verde y plaza de Capdevilla), Uncastillo y Luesia (calle Barrionuevo), El Frago (calle Infantes y San Nicolás), Sos del Rey C. (plaza de la Sartén y calles Luna y Mentidero), Ejea de los C. (barrio de La Corona) y Tauste (calles Pedro IV y San Bartolomé).
Los materiales constructivos alternan el ladrillo y el mampuesto en la zona meridional, mientras que en el área septentrional prepondera la piedra sillar. Las calles, que se articulan en torno a un eje central o carrera mayor, presentan un entramado laberíntico. Algunas sinagogas, después de la expulsión, se transformaron en casas del concejo (Biel y Uncastillo) o ermitas (Luesia).
Se han conservado epitafios de tumbas hebreas en Uncastillo (rabí Meir) y en El Frago (rabí Yom Tob, rabí Hayyim, Ester y Orovida), depositadas o reproducidas, éstas últimas, en el Centro de Interpretación sobre la Palabra “rabí Yom Tob”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario